DATOS

Dirección:

Calle Compañía, 10 29008 Málaga

Web:

http://www.carmenthyssenmalaga.org

Teléfono:

  • Teléfono: 902303131
logo-thyssen|@guiademuseos

DESCRIPCIÓN:

El Museo Carmen Thyssen Málaga es la muestra de pintura andaluza del siglo XIX más completa que existe en la actualidad en España. Se ubica en el Palacio de Villalón, una edificación palaciega del siglo XVI ubicada en pleno centro de la ciudad de Málaga. La colección permanente está compuesta por 230 obras, que recorren de manera brillante el arte del siglo XIX español.

 

museo-thysssen|@guiademuseos

HISTORIA DEL MUSEO:

El museo se aloja en el palacio de Villalón, aprovechando varios inmuebles contiguos como espacios expositivos, salas y despachos,89​ y fue inaugurado el 24 de marzo del 2011.

El edificio de estilo renacentista, datado en el siglo XVI, fue destinado tras su restauración a albergar la colección que la baronesa viuda Carmen Cervera había accedido a ceder a Málaga tras una serie de conversaciones con el Ayuntamiento de la ciudad. Dicha restauración tomó un lapso de cuatro años de 2007 a 2011, en los que también se trató la rehabilitación e inclusión de otros dos inmuebles al principal.​ La construcción central resultó en una estructura de patio principal interior con doble planta, añadiendo otro de reducidas dimensiones desde el que arranca la torre de la anexa iglesia del Santo Cristo de la Salud.

COLECCIONES

A modo de introducción en la que fuera capilla del palacio de Villalón, con obras que se remontan hasta el siglo XVII, con Francisco de Zurbarán y Jerónimo Ezquerra, a la cabeza.

Refleja la visión que los viajeros románticos tenían de España, de su pasado, la arquitectura morisca, las gitanas, las corridas de toros, las fiestas, el flamenco, etc. Fritz Bamberger y su ‘Paisaje de la costa de Estepona’ abren este espacio, que lo componen obras de Genaro Pérez VillaamilRafael BenjumeaJosé García Ramos o Guillermo Gómez Gil, entre otros.

Evidencia la profunda evolución que, durante la segunda mitad del siglo XIX, sufrió la pintura española hacia obras de pequeño formato, coloristas y cuidadosas en los pequeños detalles, la denominada pintura preciosista, y por otro, las transformaciones desde el paisaje subjetivista romántico hacia el paisaje más realista del naturalismo. Aquí se encuentran obras de artistas como Mariano FortunyJosé BenlliureRaimundo de MadrazoJosé Moreno Carbonero o Emilio Sala, y paisajistas como Carlos de HaesMartín Rico o Sánchez Perrier.

Revela como la pintura española de final del siglo XIX comenzó a dialogar abiertamente con la pintura internacional. Joaquín SorollaAureliano de BerueteDarío de RegoyosRamón CasasRicard CanalsFrancisco Iturrino o José Gutiérrez Solana son algunos de sus exponentes. Mención aparte en este periodo merecen Ignacio Zuloaga y Julio Romero de Torres.

coleccion-thyssen|@guiademuseos
coleccion-thyssen|@guiademuseos
coleccion-thyssen|@guiademuseos
coleccion-thyssen|@guiademuseos

EXPOSICIONES TEMPORALES

Del 21 de febrero al 13 de septiembre de 2020

Durante un breve período de convalecencia en un sanatorio en Neuilly, en las afueras de París, en 1899, Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901), el gran retratista de la bohemia parisina del fin-de siècle, compuso una serie de treinta y nueve dibujos sobre uno de sus temas predilectos, los espectáculos circenses, como los del parisino circo Fernando que habían protagonizado algunas de sus mejores pinturas en los años precedentes. Retoma entonces esos asuntos, como ejercicio de memoria de sus vivencias de Montmartre, en un momento en que la enfermedad le acosa.

Equilibristas, domadores, amazonas, trapecistas, payasos, gimnastas y caballos en complicadas posturas centran su atención en estas imágenes llenas de la personalidad del artista, de su peculiar mirada a los entretenimientos populares y, sobre todo, a sus esforzados y osados protagonistas. Realizados con lápices de colores, los dibujos componen una suerte de secuencia animada de una sesión de circo, de la que nos convertimos en espectadores, como si ante nuestra mirada, desde las gradas, a pie de pista o entre bambalinas, transcurrieran las escenas en movimiento.

Algunos de los dibujos originales de Lautrec se publicaron en abril de 1902 en Le Figaro Illustré. El conjunto completo, conservado por su amigo Maurice Joyant, fue reproducido con una técnica fotomecánica (la goma bicromatada o foto-aguatinta) para su edición en dos tiradas póstumas, bajo el título Au cirque: la primera, con veintidós láminas, realizada en 1905 por Joyant y Adolphe Goupil, marchante de arte y responsable de una exitosa empresa multinacional de edición de estampas, y la segunda, también a instancias de Joyant, con diecisiete grabados, en 1931, por la imprenta parisina Librairie de France.

Procedentes de la colección de Jean Pierre Gimbergues, estas dos series de láminas y otras ilustraciones circenses de Lautrec, publicadas en la prensa de la época o en otros portfolios, conforman esta exposición, mostrando no solo la producción más personal de Toulouse-Lautrec sino también un extraordinario precedente de un tema que fascinó a los artistas de la vanguardia.

 

 

 

 

 

 

Del 24 de marzo al 13 de septiembre de 2020 (APLAZADA)

Esta exposición plantea una reflexión sobre la máscara como elemento transformador de la representación de la figura humana en el arte moderno. Partiendo de un uso festivo tradicional vinculado al carnaval y al disfraz, que también se mantendrá en la vanguardia en los personajes de la Commedia dell’arte, la máscara comienza primero a asociarse a lo grotesco y a la muerte, en el fin de siglo XIX y con el antecedente de Goya, e irrumpe como referencia para el trabajo del rostro en la vanguardia, a partir de la influencia de máscaras etnográficas de culturas no europeas en los inicios del siglo XX. Rasgos simplificados, planos, ojos de cuencas vacías despersonalizan el rostro humano en movimientos como el cubismo, dadaísmo, expresionismo y surrealismo. Estas experiencias resultarán decisivas para el arte moderno, haciendo que la máscara deje de mostrarse como objeto y termine por asimilarse al propio rostro, cuestionando la identidad, la individualidad y la subjetividad.

Exposicion-temporal|@guiademuseos
Exposicion-temporal|@guiademuseos

ARQUEOLÓGICO

Varias campañas de excavación arqueológica, que se vienen realizando desde 2005 en los solares que ocupa hoy el Museo Carmen Thyssen Málaga, han sacado a la luz unos interesantes vestigios de época romana, cuya extensión y estado de conservación han permitido documentar en este lugar una ocupación ininterrumpida desde finales del siglo I d. C. hasta mediados del V.

En el espacio estudiado hubo una villa suburbana, al norte de la urbe romana de Malaca, en una zona industrial dedicada a la producción de conservas de pescado. Contaba con un área doméstica y residencial, una industrial (una almadraba o factoría de salazones), e incluso parece que una comercial (una tienda de conservas). El conjunto estuvo en uso hasta comienzos del siglo III (almadraba) y mediados del IV (área doméstica), abandonándose por entonces. Sin embargo, en la transición al siglo V, este suburbio de la ciudad, en la margen izquierda del arroyo del Calvario (desaparecido, coincidía aproximadamente con la actual calle Granada) vivió una época de revitalización industrial en la producción de conservas de pescado, construyéndose en el mismo lugar un nuevo edificio, suntuoso y de calidad, también con zonas habitacionales y de producción de conservas de pescado, en el que se utilizaron algunas partes de la edificación anterior, y del que se han identificado varias estancias y dos baterías de piletas de la factoría.

En época bizantina, el complejo quedó nuevamente abandonado y arruinado, constatándose la existencia en su lugar de una necrópolis.

Entre los restos más destacados aquí localizados se encuentra una fuente monumental (de finales del s. I y en uso hasta mediados del V), quizá un ninfeo, en el patio interior del edificio doméstico primitivo, decorada con las pinturas murales más antiguas de las conservadas en Málaga, de peces de colores sobre un fondo negro. Se trata de un complejo hidráulico para el abastecimiento de aguas en la zona residencial de la villa, pero también debió de cumplir una función de ostentación social para su propietario, como lo revelan su monumentalidad y su decoración pictórica.

restos-arqueologicos|@guiademuseos
restos-arqueologicos|@guiademuseos
restos-arqueologicos|@guiademuseos